© 2016 por CCC

Vista completa

¿Qué haremos al respecto?

 Ustedes se entristecieron tal como Dios lo quiere... La tristeza que proviene de Dios produce el arrepentimiento que lleva a la salvación...mientras que la tristeza del mundo produce la muerte.
2da Corintios 7:9-10
Tristeza, dolor e impotencia son los sentimientos que he experimentado esta semana, al ver en la televisión y los medios todo el revuelo que ha provocado en nuestro país y también en otros países el "Bus de la Libertad" la reacción de muchos, el ataque a nuestra fe, creencias, institución y nuestros valores y principios.  Principios fundamentales que han significado el establecimiento de nuestras familias y sociedades y que hoy por manejos políticos y porque no decir también huestes de maldad en las regiones celestes, están influenciando de manera muy perjudicial y negativa nuestra llamada cultura "Desarrollada"
Ahora la pregunta para nosotros los hijos de Dios es Qué haremos al respecto? Cómo defendemos nuestra Fe? Como protegemos la vida de nuestros hijos, de nuestra familia de nuestro país? Creo en la Multiforme Gracia de Dios, en la diversidad de Dones y Ministerios, reconozco el obrar de Dios en la vida de sus hijos y las diversas voces  que hoy se levantan en  pro de esta lucha, una lucha claramente espiritual y también humana, voces por las que debemos orar e interceder a su favor, pero hay más que podemos hacer, cada cual encontrara su espacio, su forma, la Dirección del Espiritu moverá nuestras vidas, oro porque esto ocurra en la vida de la Iglesia de Cristo.
Pero hay algo más a lo que la palabra y este texto hoy habla a mi vida, "La tristeza que proviene de Dios, provoca arrepentimiento" Cuanta tristeza, cuanto pesar y hasta angustia en nuestros corazones por ver a nuestro País ceder y permitir influencias destructivas, contrarias a los principios de Dios y su palabra...
Que esta tristeza mueva nuestro corazón a la oración, al clamor y humillación en favor de muestra nación y finalmente esta tristeza se vea reflejada en arrepentimiento y corazones vueltos a Dios. Que la Iglesia despierte en Clamor, en Poder y Autoridad, en Unidad y acuerdos que permitan ir en Contra corriente, en favor de muchos y no de intereses egoístas, que logremos ser la Luz y Sal que este nuestro país necesita.
Que nuestra tristeza redunde en arrepentimiento, arrepentimiento que provoque Salvación.

Dios nos ayude El bendiga y guie nuestras vidas y su Iglesia.
Pr. Robinson Rioseco
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now